‘Wonder Woman’ (2017)

‘Wonder Woman’ (2017)

Da la impresión de que ‘Wonder Woman’ se ha estrenado en el momento justo. En una época donde cualquier símbolo que contradiga el dominio patriarcal se eleva a icono del feminismo, llega una superheroína escultural, maquillada, que apenas sangra y que utiliza mente, puños y escote para derrotar al mal, y se convierte por consenso en el nuevo referente de la mujer. Y voy a decir una cosa: está bien que así sea. Al menos en el cine de superhéroes, que todavía es casi exclusivo del género masculino. Igual que los niños —y las niñas— salen de ver ‘Spider-Man’ creyendo que pueden lanzar telarañas, es fácil imaginar que las niñas —y los niños— saldrán de ‘Wonder Woman’ con ganas de blandir una espada y hacer del coraje su bandera. Con ganas de vivir las mismas aventuras que la protagonista, aunque sea de otro sexo. Y eso ya tiene mérito.

Ahora bien: hasta ahí. No creo que el objetivo de ‘Wonder Woman’ sea empoderar a la mujer, como estoy harto de leer estos días; y si lo es, fracasa de cabo a rabo. A la película le falta vuelo para escapar del tópico «las chicas son guerreras», expresión que en los últimos años ha sido utilizada con naturalidad por el periodismo deportivo-machista. Excepto por el brillante primer acto, en la isla de Themyscira, donde las amazonas conviven en harmonía sin necesidad de hombres, el resto de las presuntas reivindicaciones feministas de ‘Wonder Woman’ se reducen a unos chistes sobre el tamaño del pene de Chris Pine y otros chascarrillos que tienen que ver más con la inocencia de alguien que viene de otro mundo —como le podría suceder al niño Superman— que con el hecho de ser mujer en una sociedad falocéntrica. No hay voluntad de trascender, sino una rebeldía pelín ingenua; más realista, pero menos inspiradora. Hubo una escena en la que me dieron ganas de gritar «I’m a woman!» ante la pregunta de «¿Qué eres?», y sin embargo la respuesta fue algo mucho más convencional (no la digo para evitar spoilers).

Una mujer de trinchera

Pero ya digo, dudo que el objetivo de la directora Patty Jenkins fuera otro que rodar una película de aventuras; que no es poco. Y en ese sentido, ‘Wonder Woman’ funciona muy bien. Gal Gadot tiene el carisma necesario para empatizar con su personaje, y su mezcla de inocencia y decisión sirve para conquistar al público; emociona particularmente en ese fantástico asalto a las trincheras alemanas. Por lo que respecta a Jenkins, en general maneja bien su idea de trasladar el espíritu de las viñetas a la gran pantalla, con planos que son puro cómic y un uso medido de la cámara lenta, aunque en las escenas de acción se le cuela algún corte un poco patillero. Muy acertado también Chris Pine como el segundo de a bordo —a veces, el primero: un hombre nunca puede ser ensombrecido del todo por una mujer, por muy amazona que sea—; además de derrochar una sorprendente química con Gadot, Pine va acompañado de un divertido séquito de perdedores.

Es una lástima que el guion desaproveche a la Dra. Poison, que pedía a gritos ser la enemiga número uno de Wonder Woman. El estupendo trabajo de Elena Anaya se ve empañado porque su diabólico personaje casi tiene que pedir perdón para robarle protagonismo al mucho menos interesante general Ludendorff (Danny Huston). Puestos a reclamar poder para las mujeres, habría sido más llamativo un duelo femenino a gran escala, o al menos que la Dra. Poison se sintiera más frustrada por no haber podido llevar adelante su retorcido plan. Aun entendiendo la obligación del mega combate entre Diana y Ares, la verdad es que la aparición del Dios de la Guerra estorba un poco. Pero en cualquier caso el final es muy disfrutable, y el guiño del epílogo termina de situar a ‘Wonder Woman’ en el contexto de evasión para todos los públicos que su directora —creo— pretendía conseguir. Para otras lecturas habrá que esperar a otras películas; quién sabe si a la segunda parte de ‘Wonder Woman’, que también dirigirá Patty Jenkins.

CALIFICACIÓN
3,5 estrellas

Ficha técnica (+)

Título original: ‘Wonder Woman’. Dirección: Patty Jenkins. Guion: Zack Snyder, Allan Heinberg y Jason Fuchs. Reparto: Gal Gadot, Chris Pine, Connie Nielsen, Robin Wright, Danny Huston,  David Thewlis. Duración: 141 minutos. País: España.

Otras críticas

«Patty Jenkins ha demostrado que puede dirigir un blockbuster bastante mejor que muchos directores de Hollywood. Y no es la única» (Nauzet Melián, ‘McGuffin 007’). (+)

«Un derroche de energía audiovisual y un prodigio de narrativa que, desafiando a la lógica que existe en mezclar la mitología con la I Guerra Mundial, gracias al buen hacer de Allan Heinberg, su guionista, y de la ya citada Patty Jenkins, su directora, convierten la película en una obra de genialidad mareante» (Silvia G. Jerez, ‘La Cronosfera’). (+)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *