‘Moonlight’ (2016)

‘Moonlight’ (2016)

[Atención: esta crítica contiene SPOILERS en el último párrafo]

Y ganó ‘Moonlight’. Con suspense, con polémica, con un error flagrante del encargado de darle a Warren Beatty el sobre de la mejor película. La noche se había vestido para premiar a ‘La La Land’, que había igualado el récord absoluto de nominaciones con 14 candidaturas y aspiraba a ser la más oscarizada de la historia. De hecho, durante tres minutos, la victoria fue para ella. Pero entonces, oh, la justicia poética hizo acto de presencia. Recordemos que Damien Chazelle nos había dicho, con su doble final agridulce, que una cosa son los sueños y otra la realidad. Y eso es lo que pasó en el Dolby Theatre: un runrún se adueñó del escenario mientras Beatty sonreía nervioso y otros invitados subían los peldaños de la gloria. Caras estupefactas en la platea. De repente, no había ganado ‘La La Land’. Había ganado ‘Moonlight’.

Anécdota al margen —en eso se va a quedar, porque todos los implicados han aceptado el error con deportividad— lo que no deja de preguntarse la gente es si ‘Moonlight’ merece o no este inesperado Oscar. Me sorprende que pocos se acuerden de que ya había ganado el Globo de Oro al mejor film dramático; aunque, como a ‘La La Land’ le dieron el de mejor musical, pasó desapercibida. Sobre todo aquí, en España, donde el cine indie se ve como algo tedioso e inaccesible para el gran público. Y ni es justo que a ‘Moonlight’ se le cuelgue la etiqueta de gafapasta ni que se quiera justificar su triunfo como compensación de los «Oscar So White» vividos el año pasado. Sí, a mí también me gustó más ‘La La Land’, pero ‘Moonlight’ es una muy buena película que no desmerece en absoluto la estatuilla.

‘Moonlight’ nos habla de cómo sobrevivir en la jungla cuando eres un inadaptado. Cuando has nacido en un barrio conflictivo, cuando eres pobre, cuando tu madre es drogadicta y cuando eres un chico que desea a otros chicos, en lugar de perseguir chicas. Barry Jenkins personaliza la tragedia en en Chiron, cuya historia se escribe en un tríptico. El director conecta las tres etapas de su formación —infancia, adolescencia y adultez— con un impecable uso de la elipsis: dando la información justa para que el espectador pueda situarse y recomponer el cuadro. Me atrevería a decir que Jenkins trabaja la elipsis con más acierto que el Richard Linklater de ‘Boyhood’, aunque en ‘Moonlight’ son tres actores y no uno los que encarnan al protagonista: Alex Hibbert, Ashton Sanders y Trevante Rhodes (perfectos los tres).

'Moonlight' (2016)

Vida de este chico

¿Os habéis fijado en que aún no he destacado que Chiron sea negro? Vale. Sigamos. Como podéis leer, ‘Moonlight’ tiene una sinopsis tremenda, así que la misión de Jenkins era evitar que degenerase en tremendista. El director acierta de pleno al entregarse a una dirección sutil e intimista, donde los episodios de desgarro están medidos al máximo para no romper el termómetro de la emoción. Una contención que Jenkins no sólo impone a su fenomenal reparto sino también a sí mismo, puesto que los recursos técnicos que emplea están al servicio de la película y no al revés. Así, dos preguntas de un niño de 9 años son suficientes para desarmar a un camello que creía estar dando una lección. El ruido de unos neumáticos sobre el asfalto mojado evoca la experiencia más intensa de una vida. Y la cámara, con su mero vaivén, expresa deseo, rabia, miedo o impotencia.

Pero quizá haya que aportar más razones para decir que ‘Moonlight’ es una gran película sin resaltar que sus protagonistas sean negros. Vayamos a las interpretaciones: magníficas. Empezando por Juan, el tipo que bautiza a Chiron en su segundo nacimiento, y que ha supuesto un merecido Oscar al mejor actor de reparto para Mahershala Ali. Siguiendo por la fantástica Naomie Harris —otra que podría haber ganado la estatuilla— como la madre de Chiron, única a la que se le permiten unas justificadas estridencias. Y terminando por Jaden Piner, Jharrel Jerome y André Holland, el trío de actores que encarnan a Kevin, el gran amor de Chiron. Un reparto asombroso aunque ninguno de los nombres nos resulte familiar; actúan de forma veraz y sensible, aprovechando unos papeles que son de caramelo.

Pero, pero. Tengo un pero. Creo que el único fallo de ‘Moonlight’ —a parte de alguna situación callejera un poco trillada— deriva, justamente, de su contención. El tercer episodio arranca con una buenísima escena en el restaurante de Kevin, donde Jenkins narra el reencuentro de Chiron con el chico que le liberó sexualmente. Es una escena tierna, donde se mezclan la nostalgia y el temor, y en la que Jenkins vuelve a lucirse con las elipsis argumentales (cómo duele esa foto que lleva Kevin en la cartera). Sin embargo, o aquí o en la posterior escena del piso, la película demandaba un arranque, un conato de violencia o de nervio por parte de Chiron. De esta forma su personaje queda un tanto plano y no cierra al cien por cien su evolución. Pero vamos, peccata minuta. Si vais a criticar que le hayan dado el Oscar a ‘Moonlight’, que no sea porque «va de negros». Poned a sus personajes blancos o amarillos y seguirá funcionando.

CALIFICACIÓN
4 estrellas

Ficha técnica (+)

Título original: ‘Moonlight’. Dirección y guion: Barry Jenkins, a partir de una historia de Tarell Alvin McCraney. Reparto: Mahershala Ali, Shariff Earp, Duan Sanderson, Alex Hibbert, Janelle Monáe, Naomie Harris, Jaden Piner, Ashton Sanders, Edson Jean, Patrick Decile, Jharrel Jerome, Trevante Rhodes, Stephon Bron, André Holland. Duración: 111 minutos. País: Estados Unidos.

Otras críticas

«Un producto que, al igual que ‘The Wire’, insiste en el avance narrativo reflexivo, sin efectos especiales de gran espectacularidad, y en la frontalidad del mensaje» (Alberto Sáez Villarino, ‘El Antepenúltimo Mohicano’). (+)

«Verdades como puños. El filme está lleno de ellas. Encara cada conflicto sin ninguna estridencia, con un tono que bascula del realismo documental al drama íntimo» (Quim Casas, ‘El Periódico’). (+)

«La película más audaz, atípica y sensible del año» (Daniel Martínez, ‘Fotogramas’). (+)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *