‘Matinee’ (1993)

‘Matinee’ (1993)

Un productor de películas de serie B llamado Lawrence Woolsey (John Goodman) llega a una base militar de los cayos de Florida justo cuando estalla la crisis de los misiles de Cuba, el 22 de octubre de 1962. El miedo a una guerra nuclear contra la Unión Soviética hace subir los niveles de alerta, pero también los de paranoia; y Woolsey está encantado, ya que es el contexto perfecto para el estreno de su nueva película, que se titula ‘Mantz’ y está protagonizada por un tipo normal y corriente que muta en una hormiga asesina.

Esta sería la sinopsis de ‘Matinee’, uno de los filmes menos conocidos de Joe Dante, con el que el director de ‘Gremlins’ quiso hacer un homenaje al cine de terror de los años 50 y 60; un género caracterizado por los bichos mutantes y las catástrofes nucleares. De hecho, la productora ficticia Woolsey International Pictures se correspondería con la mítica American International Pictures para la que trabajaron Roger Corman o Samuel Z. Arkoff y de la que salieron títulos como ‘La caída de la casa Usher’ (1960), ‘El hombre con rayos X en los ojos’ (1963) o ‘El cuervo’ (1963).

‘Matinee’ es una comedia amable que reivindica la ingenuidad de aquellas películas y su única pretensión de hacer gritar al público. Eran historias sin pies ni cabeza, con un toque de surrealismo; la trama y los diálogos eran meros pretextos para arrancar la maquinaria de los efectos especiales y asustar a los espectadores con monstruos radioactivos. Así, Lawrence Woolsey (una mezcla de William Castle y Alfred Hitchcock) no duda en aprovechar cualquier recurso para provocar aullidos en el patio de butacas, incluyendo la colocación de unos vibradores bajo los asientos o la aparición de un chico disfrazado de hormiga en mitad de la proyección.

Terror nuclear

Joe Dante reflexiona también sobre los motivos que empujan al público a ver películas de terror, llegando a la conclusión de que nos gusta pasar miedo por la sensación de alivio que invade nuestro cuerpo cuando llega el final y se encienden las luces de la sala; una reflexión que corre en paralelo a la caricatura sobre la histeria nuclear que se vivía en la época. Además, Dante critica a los padres mojigatos que impedían a sus hijos ver películas de monstruos porque con su actitud le estaban poniendo límites a la imaginación de los más pequeños (en contraste, tampoco está mal la parodia de los padres liberales que debaten sobre la libertad de pensamiento de los mutantes).

Dante insiste en colocarnos en el punto de vista de Gene Loomis (Simon Fenton), el chico adicto a las películas de terror, y eso hace que nos quedemos con ganas de ver todo el potencial del carismático John Goodman o de su compañera de reparto, Cathy Moriarty, que recita de forma espléndida los absurdos diálogos de ‘Mantz’. De esta forma, ‘Matinee’ pierde parte su encanto en los momentos de amor infantil, carentes de ritmo y frescura, y adornados con una melodía empalagosa de Jerry Goldsmith. Son escenas que querríamos pasar rápidamente con el mando a distancia para volver a disfrutar de la guerra de palomitas que tiene lugar en la sala.

Aún así, ‘Matinee’ es una digna película que cumple perfectamente su cometido: entretener a las masas durante hora y media. El mismo objetivo que perseguían aquellos directores locos capaces de convertir una hormiga, una araña o un enjambre de abejas en la peor de nuestras pesadillas.

CALIFICACIÓN
3,5 estrellas

Ficha técnica (+)

Título original: ‘Matinee’. Dirección: Joe Dante. Guion: Charles S. Hass. Reparto: John Goodman, Cathy Moriarty, Simon Fenton, Omri Katz, Lisa Jakub, Kellie Martin, Jesse Lee Soffer, Lucinda Jenney, James Villemaire, Robert Picado, Jesse White, Dick Miller, John Sayles, David Clennon. Duración: 94 minutos. País: Estados Unidos.

Otras críticas

“…el increíble ejercicio de cinefilia que supone ‘Matinee’ no desagradará a los mas freaks, que encontraran en esta película multitud de agradables sorpresas” (Dani Morell, ‘El pájaro burlón’). (+)

“…una comedia deliciosa y una película encantadora” (Roger Ebert). (+)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *