Críticas por géneros

Haz clic en las categorías que aparecen en esta página y verás el listado de críticas existentes según el género seleccionado. Cada película tiene asignado un género específico para que encuentres lo que realmente buscas. Asimismo, te recordamos que puedes utilizar el buscador que aparece en la columna derecha de la web.

Géneros cinematográficos por orden alfabético

Acción: películas cuyo objetivo principal es subir la adrenalina de los espectadores. No hay que hacer ascos a explosiones, persecuciones, tiroteos y secuestros, porque estos episodios también forman parte del cine. Incluso del buen cine. Y el que opine lo contrario, que John McClane le coja confesado.

Animación: los dibujos animados son cada vez más perfectos, pero en esta web no nos olvidamos de los grandes clásicos de Disney o de la artesanía japonesa tipo Miyazaki. Tanto si están destinados al público infantil como si son para adultos, los films de animación representan un sector importantísimo en la industria del cine del siglo XXI.

Aventura: críticas de películas en las que los héroes viven emocionantes aventuras, superando obstáculos que al resto de los mortales nos parecen inabarcables. Un género que, si está bien plasmado en la pantalla, puede ser súper entretenido para el público.

Bélico: un género que no deja a nadie indiferente, sobre todo dependiendo de cómo enfoque cada director la guerra que ha escogido para ambientar su película. Desde las guerras mundiales de la primera mitad del siglo pasado hasta las de Irak o Afganistán, pasando por la sempiterna guerra civil española, el cine bélico también merece su cuota de pantalla.

Biográfico: películas inspiradas o basadas en personajes importantes que existieron realmente fuera del cine. Es el tipo de films que luego interesa contrastar con los hechos verdaderos para ver qué licencias se ha permitido el director de turno. Por otro lado, estas cintas suelen ser un buen medio para lograr el Oscar al mejor intéprete.

Ciencia ficción: inteligencia artificial, robots, viajes espaciales y todo lo que la ciencia todavía no ha sido capaz de hacer realidad pero que, sin embargo, ya hemos visto en la pantalla de un cine. Películas para soñar despierto y preguntarnos si esa historia podría hacerse realidad en un futuro próximo o si ya será demasiado tarde para que lo vean nuestros ojos.

Comedia: películas que buscan, principalmente, hacer reír al espectador. No siempre lo consiguen, pero no dejan de intentarlo del primer al último minuto. Y los caminos para conseguirlo son enrevesados: con ironía, con gags visuales, con diálogos surrealistas y hasta con escatología de por medio. ¡Aquí vale todo!

Comedia dramática: los típicos films que esconden un puñal tras una presunta broma, un asunto grave tras un comentario aparentemente liviano. Los que nos dejan, en definitiva, una sensación agridulce. Saber combinar ambos géneros con efectividad sólo está al alcance de los grandes maestros del cine.

Comedia negra: un género que siempre causa polémica, porque a menudo ridiculiza hechos sobre los que no deberíamos bromear, o adorna sus chistes con imágenes escabrosas. Son películas muy interesantes porque provocan el eterno debate de si se puede uno reír de todo o hay que poner unos límites al humor.

Comedia romántica: si te gustan las historias de amor con final feliz, seguro que no te importará mucho la opinión de quienes desprecian las comedias románticas. Ellos se lo pierden: seguro que todavía no han encontrado el amor verdadero. Nosotros al menos tenemos el consuelo de las películas, que no es poco.

Documentales: ya traten sobre animales protegidos, conflictos políticos, demandas civiles, biografías o cualquier otro ámbito, los documentales son parte importante del cine. Los Oscars se los toman cada vez más en serio, especialmente desde el éxito cosechado por Michael Moore en los primeros años del siglo XXI.

Drama: probablemente sea el género del que más películas se han rodado a lo largo de la historia. Rara es la historia que no lleva un componente dramático incorporado. Pero también existen dramas puros, cuyo objetivo es erizarnos la piel de emoción e incluso derramar las lágrimas de los espectadores. El guión y las interpretaciones suelen calibrar el éxito o el fracaso de estas producciones.

Histórico: sea cual sea tu periodo histórico favorito, seguro que hay una película sobre él. No importa si eres fan de la antigua Grecia, de la época medieval o de la Revolución Francesa. Las películas históricas siempre han tenido su público y no lo perderán por mucho que pasen los años, los siglos y los milenios.

Intriga: si eres de los espectadores a los que les chiflan los guiones enrevesados, seguro que eres un excelente aficionado al cine de intriga. De hecho, ¿quién no ha soñado ser Sherlock Holmes y descifrar misterios a base de recopilar pistas aquí y allá, arriesgando en ocasiones la propia vida? Un género para quienes gozan con la sensación de tener la mosca tras la oreja.

Melodrama: este género cinematográfico está algo en desuso, salvo por alguna película que se estrena de vez en cuando. Su época de esplendor tuvo lugar entre los años 40 y 60 del siglo pasado. Siempre podemos tirar del DVD, del Blu-ray o de la filmoteca más cercana para recuperar clásicos del melodrama que harían llorar al sargento de hierro.

Musical: amados y odiados a partes iguales, los musicales siguen siendo parte indisoluble del séptimo arte desde la invención del cine sonoro a finales de los años 20. Se dice que su apogeo ocurrió en los años 50 con las películas de Stanley Donen, pero también hoy en día se hacen buenos musicales. Aquí estamos para descubrirlos.

Noir: un género fascinante, intangible, difícil de explicar. Son esas películas que adquieren un particular tono sombrío, donde los personajes caen en espirales de fatalidad que escapan a su control. Uno nunca entiende qué es una película noir hasta que experimenta esa sensación de hastío que sólo los grandes directores son capaces de provocar.

Terror: el genero favorito de quienes disfrutan pasando miedo en el cine. Abordamos tanto las películas de terror clásico, con argumentos más psicológicos, como las que apuestan por la sangre, las vísceras, las torturas y el sufrimiento físico en general. No hacemos ascos a nada.

Thriller: tampoco este género es fácil de definir, a pesar de ser uno de los preferidos por la industria del cine actual y, sobre todo, por Hollywood. Su intención es despertar la tensión en el público explicando alguna actividad criminal, pero a veces también se ayuda del terror o la acción e incluso del sexo más o menos explícito.

Western: reconocible en cualquier parte del mundo, el western lucha por mantenerse vivo en una sociedad que parece haberle dado la espalda a las películas de indios y vaqueros. Pero, afortunadamente, todavía hay directores que mantienen encendida la llama del cine del Oeste, cuyo máximo esplendor abarcó desde los años 30 hasta bien entrada la década de los 70.