‘Eva al desnudo’ (1950)

‘Eva al desnudo’ (1950)

La ciudad de Wilkes-Barre, del estado de Pensilvania, tuvo el honor de acoger el nacimiento de Joseph L. Mankiewicz. Nadie sospechaba, supongo, que aquel bebé se iba a convertir en el único director de cine capaz de ganar cuatro Oscars en dos años consecutivos (1950 y 1951). Hijo de un alemán exiliado, iba para médico, pero al cursar sus estudios en Berlín quedó fascinado por la corriente expresionista de los años 20. Y así fue como cambió de objetivo y terminó regalándonos varias películas antológicas, casi todas para gloria de la 20th Century Fox.

‘Eva al desnudo’ es una de esas obras maestras que adornan el excelso currículum de Mankiewicz. Confieso haber creído que la Eva del título hacía referencia a Bette Davis, al ser la imagen principal de los carteles y de la propia carátula del DVD. Eso fue antes de conocer a la pérfida Anne Baxter, tan malvada, retorcida y despreciable como la Davis. O peor, porque al menos la Davis va de frente mientras Eva intenta disimular con su patético disfraz de mosquita muerta.

Se pueden hacer muchas lecturas sobre la historia que nos cuenta Mankiewicz en ‘Eva al desnudo’. En primer lugar, el proceso que sigue una desconocida hasta convertirse en una trepa de tomo y lomo, algo que desgraciadamente se da en todas las profesiones. Por otro lado, el paranoico despotismo de las estrellas que viven con el miedo de perder a su público, caso de Margo ‘Davis’ Channing. Y por último, una sutil crítica contra esos apasionados del teatro que miran a la fábrica del cine por encima del hombro, como si en las tablas no hubiera rencillas, traiciones, egos y dinero en juego. Como si fueran más puros que esos gigolós y putillas de Hollywood.

Cada secuencia de ‘Eva al desnudo’ es un placer para los sentidos. Los diálogos son rápidos, elegantes y, al mismo tiempo, sarcásticos e hirientes. Al espléndido trabajo de las actrices se suma George Sanders, que interpreta a un crítico teatral de lengua afilada y guantazos de cinco estrellas. Y tampoco podemos olvidarnos de la irónica Thelma Ritter o de la bisoña Marilyn Monroe. Pero, más allá de las interpretaciones, ‘Eva al desnudo’ es un ejercicio perfecto de guión, no sólo por la profundidad de la historia y de sus protagonistas, sino por su agilidad, sus juegos de palabras y la mala baba que podía llegar a gastar el señor Mankiewicz cuando se sentaba frente a la máquina de escribir.

Por cierto: ninguna película ha sido capaz todavía de superar las 14 nominaciones al Oscar conseguidas por ‘Eva al desnudo’, aunque ‘Titanic’ logró igualarlas en los premios de 1998.

CALIFICACIÓN
5 estrellas

Ficha técnica (+)

Título original: ‘All about Eve’. Dirección y guión: Joseph L. Mankiewicz. Reparto: Bette Davis, Anne Baxter, George Sanders, Celeste Holm, Gary Merrill, Hugh Marlowe, Gregory Ratoff, Barbara Bates, Marilyn Monroe, Thelma Ritter. Duración: 138 minutos. País: Estados Unidos.

Otras críticas

«…una historia de admirable construcción dramática que aúna la inteligencia con la brillantez» (‘Fotogramas’). (+)

«Los diálogos constituyen un ejemplo modélico de organización, construcción de caracteres y sentido narrativo…» (José A. Peig, ‘Muchocine.net’). (+)

«El film es una critica feroz y mordaz sobre esos trepas que llenan el mundo y que están al acecho por conseguir una oportunidad» (‘Cinemadreamer’). (+)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *