‘Ellos y ellas’ (1955)

‘Ellos y ellas’ (1955)

‘Ellos y ellas’ fue uno de los musicales de mayor éxito en Broadway: además de ganar cinco premios Tony, sumó 1.200 funciones entre el 24 de noviembre de 1950 y el 28 de noviembre de 1953, todas ellas en el Teatro de la Calle 46. Luego se hicieron varios revivals, uno de los cuales llegó a igualar estas cifras en la primera mitad de los noventa. Pero era lógico que, una vez terminado su primer ciclo teatral, ‘Ellos y ellas’ diera el salto al cine; más aún cuando el séptimo arte vivía la edad dorada del musical con ‘Un americano en París’ o ‘Cantando bajo la lluvia’. Lo sorprendente es que la Metro encargara su adaptación a un director inexperto en el género y con un estilo alejado del mismo: Joseph L. Mankiewicz.

El resultado fue satisfactorio, aunque sea imposible adivinar que la película está dirigida por Mankiewicz: ni rastro de cinismo, amargura o melancolía. ‘Ellos y ellas’ es de una ingenuidad que tira de espaldas y se acoge al rol de comedia romántica con (doble) final feliz desde el minuto uno. Esto no quiere decir que sea mala, porque su voluntad es tan fuerte que acaba conquistando al más escéptico de los espectadores. Pero por eso mismo es curioso que Mankiewicz abordase un proyecto que le relegaba a la mínima expresión, ya que su único objetivo fue trasladar el musical original sin más novedades que tres canciones insertadas con el ánimo de atraer al público que ya había pasado por Broadway.

En cuanto al reparto del film, otro nombre que choca es el de Marlon Brando. Al parecer fue Mankiewicz quien le convenció de que afrontara el reto del musical igual que un par de años antes había afrontado el de un texto clásico como ‘Julio César’. Lo mejor que se puede decir de su actuación es que no desentona, porque de voz iba justito y para buenos bailes habría que esperar al tango en París. Pero es cierto que su pose felina encajaba con el personaje de Sky Masterson, un bohemio que se apuesta mil dólares con un organizador de timbas (Frank Sinatra) a que es capaz de enamorar a una puritana (Jean Simmons) en menos de 24 horas.

La mejor: Jean Simmons

Sinatra está comodísimo en su rol, aunque le habría gustado más hacer el de Brando. Pero la que sorprende de verdad es Jean Simmons; he tenido que mirar varias veces si realmente era ella la que cantaba o le habían doblado la voz, porque no sabía que tenía esas cuerdas vocales. Pero es que, pensándolo bien, Simmons era de esas actrices que nunca bajaban del notable, aunque no tuviera la prensa de otras. Y no sólo canta bien, sino que adopta un estilo tan encantador que sospecho que Audrey Hepburn pudo inspirarse en ella para su adorable papel de ‘Una cara con ángel’. Completa el reparto la divertida Vivian Blaine como novia de Sinatra, siendo la única actriz principal rescatada de la versión de Broadway.

‘Ellos y ellas’ no tiene más pretensión que la de parodiar alegremente cuatro estereotipos clásicos: el hombre con miedo al compromiso; el que tiene un exceso de autoestima; la mujer obsesionada con ser la esposa perfecta; y la que piensa que divertirse o enamorarse forman parte de las tentaciones que debemos evitar para llevar una vida decente. Con los enredos habituales y las canciones pegadizas de Frank Loesser, Jo Swerling y Abe Burrows, las dos horas y media de ‘Ellos y ellas’ nos transportan a un mundo feliz en el que la tristeza siempre es pasajera. Por algo los musicales del Hollywood clásico se siguen recetando para recuperar el ánimo. Espero que, al menos, Mankiewicz se lo pasara tan bien como yo… aunque acabara harto de la guerra fría entre Brando y Sinatra.

CALIFICACIÓN
4 estrellas

Ficha técnica (+)

Título original: ‘Guys and Dolls’. Dirección y guion: Joseph L. Mankiewicz, basado en la obra homónima de Jo Swerling y Abe Burrows, a su vez inspirada en una historia corta de Damon Runyon. Reparto: Marlon Brando, Jean Simmons, Frank Sinatra, Vivian Blaine, Robert Keith, Stubby Kaye, B.S. Pully, Johnny Silver, Sheldon Leonard. Duración: 150 minutos. País: Estados Unidos.

Otras críticas

«Su perspicaz planteamiento y su brillante resolución formal ligan coherentemente con el sutil universo de uno de los directores más inteligentes de su generación» (‘Fotogramas’). (+)

«La historia con apuesta doble y de ida y vuelta viene trufada por la candidez y la moralina sobre la conversión…» (Míster Arkadin, ‘Encadenados’). (+)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *